Nación Hoy, noticias de Argentina Nación Hoy, noticias de Argentina

Rafaela: fiscales y pediatra encubren abuso sexual en colegio

El caso se sucedió en un colegio católico de la ciudad del oeste santafesino. La familia de la víctima, una menor de 7 años, denuncia inacción en la causa.

Actualidad 01/08/2022
mia
Familiares, abogados y organizaciones sociales reclaman justicia hace un año.

La víctima es una pequeña de 7 años, alumna del Colegio San José de la ciudad de Rafaela. El caso hizo salir a la luz comentarios en torno a que no sería la primera vez que se suceden este tipo de casos dentro del establecimiento educativo. 

A un año de la denuncia del caso, la familia sigue pidiendo Justicia x Mía y, días atrás llevaron a cabo una conferencia de prensa en la que denunciaron la inacción de la justicia, alegando que el Ministerio Público de la Acusación (MPA) tiene frenada la causa y que el falso testimonio de una pediatra local está siendo usado para plantar pruebas en contra de los dichos de la familia denunciante.

El cuerpo de abogados querellantes denunció que la médica pediatra había declarado falsedades para argumentar sobre la inesistencia del delito contra la menor. Del mismo modo, los abogados señalan que el MPA se niega a investigar tanto el caso de abuso como a la propia médica, más allá de que la familia y la querella presentaron abundantes testimonios indicando la falsedad de los dichos de la doctora.

En la denuncia, los abogados afirman que existe una "mayúscula y cruel violencia institucional, que vino a agregarse a los engaños y destratos que la familia sufrió de parte de autoridades del Colegio en los días posteriores a denunciar el abuso cometido".

El caso se sucedió el 28 de julio de 2021 y las lesiones sobre la menor fueron corroboradas por un médico ginecólogo. Recientemente se pudo conocer que la médica pediatra llevó a cabo un falso testimonio en el que señaló que, 20 días antes del hecho denunciado, había atendido a la niña y que esta ya presentaba las lesiones descriptas por el ginecologo. 

La querella indicó que estos dichos son falsos ya que en el libro de guardia del día en que esta pediatra atendió a la niña, dejó sentado que se le indicó tratamiento por vómitos y se le recetaron medicamentos por gastroenteritis. 

Conferencia de prensa a un año de haberse denunciado el abuso

El día de la conferencia de prensa, los representantes legales de la familia de la víctima: Paula Condrac, Guillermo Munné y Lorena Adorati, brindaron abundante información sobre el pedido efectuado a la Justicia para que la investigación avance. En concreto señalaron que:

En octubre de 2021 demostramos que una médica pediatra cuya declaración en la causa había sido introducida por las fiscales, había declarado falsedades para desviar la investigación. Solicitamos entonces que en forma urgente se secuestre su teléfono y que se investiguen sus comunicaciones. En primer lugar se lo solicitamos a las Fiscales Fabia Burella y Ángela Capitanio, quienes se negaron a investigar; recurrimos al Fiscal Regional Diego Vigo, que sostuvo a las fiscales en su decisión de no investigar a la médica. Recurrimos ante el Fiscal General de la Provincia de Santa Fe Jorge Baclini para que aparte de la investigación a Vigo, Burella y Capitanio, y ponga al frente un fiscal con garantía de objetividad y transparencia ante quien sí pudieramos aportar nuestras pruebas y proponer otras nuevas. Aún no lo logramos.

La familia de la víctima y sus abogados hacen frente por estos días a la decisión de la físcalia, ahora en alianza con la médica pediátra de entorpecer la causa. Al respecto, el cuerpo de abogados indicó:

La fiscal Burella, además de resistirse férreamente a investigar a la médica pediatra, litigó contra la querella para que nadie la investigue. Burella litigó contra los intereses y el acceso a la Justicia de una niña de siete años víctima de abuso sexual agravado en un colegio religioso, sin que el Fiscal Regional Vigo ni el Fiscal General Baclini ni la Auditora General del MPA Vranisich encuentren nada raro en esto. 

Para los abogados querellantes:

claramente, la intención era plantar una prueba falsa, para crear la imagen de una nena que se autolesionaba al masturbarse. Pero se olvidó que había suscripto de su puño y letra una receta con dos medicamentos, señalando en el diagnóstico que la niña padecía gastroenteritis aguda. No existieron ni revisación ginecológica, ni lesión vaginal, ni palo, ni autolesiones, ni conducta masturbatoria. 

Te puede interesar

Lo más visto

Newsletter

Te enviamos las noticias por email