Nación Hoy, noticias de Argentina Nación Hoy, noticias de Argentina

Por qué se está secando el Paraná y cómo afecta la economía

Somos nosotros y nuestra actividad la que está cambiando los ciclos de la naturaleza. La demanda de granos provoca desmontes, altera temperaturas y lluvias.

Actualidad 01/09/2022 Redacción Redacción
_120409726_gettyimages-1234968088.jpg
Corrientes: hidrómetro que marca el nivel del río.

El Paraná es un río clave para toda la industria comercial del Paraguay, Brasil y Argentina. A su vez, es la principal fuente de agua dulce de 40 millones de personas. 

El estado de sequía del Paraná es algo que venimos observando desde comienzos del año 2020, sólo que allí estaba opacado como noticia por la pandemia. Desde esa fecha, el Paraná se mantiene debajo de sus niveles habituales y desde el Instituto Nacional del Agua de nuestro país señalan que existe una alta probabilidad de que la situación se mantenga hasta finales del 2022.

Según el INA, “la sequía tiene características extraordinarias por su magnitud y persistencia”, provocando en consecuencia, grandes afectaciones en el medio ambiente, la economía y la vida de las personas. 

Podemos individualmente no arrojar a los ríos basura; si vas a bañarte o disfrutar allí un rato, no dejar desperdicios, latas o plásticos. Podes limpiar sus orillas y crear consciencia sobre su necesidad; no arrojar al agua residuos que sean tóxicos; podes educar a tus amigos, familiares y personas cercanas con tus acciones y dichos sobre la importancia de ese cuidado.

Pero este aporte requiere también de un cambio en los niveles macro, para que salgan a la luz las razones por las cuáles estamos siendo expectadores de una pérdida irreparable que nos llevará a la propia extinción como especie, por creernos dueños de hacer lo que se nos antoja con el planeta, como si la naturaleza fuera un recurso.

Hay voces que, al hablar de la sequía del Paraná, destacan que los principales afectados son los productores agropecuarios que ven impedido el uso de vías fluaviles para su comercio. Y que esta afección los lleva a utilizar otros medios de transporte que acarrean un costo mayor.

La industria agrícola tiene al Paraná, y sus 4.880 km de extensión, como su principal vía de transporte, hecho que hoy se ve afectado por las bajantes, obligando a los exportadores a evaluar el uso de rutas terrestres.

_120409724_gettyimages-1234968372.jpg

Las razones por las que se está secando el Paraná

Basta analizar muestras fotográficas de años atrás y compararlas con muestras actuales para adveritr los cambios en los paisajes, en zonas cercanas al Paraná. Creer que estas moficaciones no afectarían el normal curso del agua es ignorar los tiempos de la naturaleza y su equilibrio.

El agronegocio que hoy ve afectadas sus vías de transporte es el mismo que modificó los modos de usar el suelo. Lo que en otro tiempo fue selva, monte, pastizal o pantano, ha sido convertido en zonas donde llevar a cabo desarrollos agropecuarios. La desforestación intensiva afectó la morfología de todo el territorio aledaño al río. Echo que se perpetúa en la actualidad, mediante los incendios en los humedales.

_120409493_gettyimages-1234968468-1.jpg

El Instituto Brasileño de Geografía y Estadística señala que Brasil lleva perdidos 30 millones de hectáreas de bosques y selvas de la Amazonía y el Pantanal, en lo que va del siglo XXI. Cifras igualmente graves ofrece la realidad de Paraguay, de acuerdo al Global Forest Watch, este país ha perdido 6 millones de hectáreas en 20 años. Argentina duplica en áreas desforestadas a Paraguay, en un lapso similar de tiempo lleva perdidos 14 millones de hectáreas, repartidas en cuatro provincias: Chaco, Formosa, Salta y Santiago del Estero. 

Estos datos no hacen más que afirmar que lo que en un tiempo fue el Paraná hoy ya no lo es. Y su recuperación está echada a la suerte de su capacidad de resiliencia, porque como humanidad poco y nada estamos haciendo para colaborar en su renacimiento.

BajanteEl río Paraná se está secando, record de bajo nivel de agua

La humanidad en su totalidad depende de los ríos para el acceso al agua potable, sistemas de riego, desarrollo de energía y medios de transporte de mercaderías.

Las consecuencias de la desaparición de los ríos nos llegan a todos, impactando de lleno en nuestro futuro. ¿Estaremos creyendo que se puede vivir sin ríos? ¿Podemos hacer algo cada uno de nosotros para evitar una tragedia mayor?

Las Naciones Unidas dió inicio en el mes de junio a una campaña denominada "Superando la sequía juntos", con el objetivo de fomentar la conciencia, a partir de los alarmantes datos de la situación hídrica de America Latina y el resto del mundo.

Este movimiento se propone activar diferentes sectores de la sociedad frente a la "mayor amenaza del bienestar y desarrollo de la región". Ahora toca el turno de que gobiernos, políticos y referentes sociales se acomplen con movidas similares que desencadenen medidas urgentes para evitar que las consecuencias sean irreparables.

Newsletter

Te enviamos las noticias por email